Monasterio de Tentudía

La luz se pierde en el horizonte,

mientras tanto el viento despeina sigiloso

mi pelo.

Silencio, el cantar de los pajaros junto

al tintineo de las campanas de viejas

ovejas que pastan bajo mis pies.

Melojos que mueven sus hojas

bajo el viento…

las campanas suenan en Cabeza la Vaca.

Un intenso amanecer entre las colinas

que guardan el Monasterio de Tentudía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s