Gripe porcina y su relación con la realidad ambiental

Cerdos en la dehesa

Si quieres conocer todas las cuestiones relacionadas con la gripe porcina y su relación con la crisis ambiental que estamos viviendo actualmente, estás en el sitio indicado, sólo tienes que seguir leyendo… mucha suerte!!

1.- Empecemos por lo más fácil, detectar si tenemos realmente la gripe porcina o es fruto de nuestra imaginación o producto de las comunicaciones. Esto son los síntomas…

 SINTOMAS: Fiebre repentina mayor a 38° C., tos intensa, dolor de cabeza y de articulaciones intensos, falta de apetito, congestionamiento nasal y malestar general.

2.- Si tienes realmente estos síntomas, no te alteres acércate a tú centro de salud más cercano. No te alarmes porque tiene tratamiento, estamos hablando de una gripe casi normal cuyos virus luchan por sobrevivir y se expanden con mucha rapidez. Ellos también tienen sus sentimientos…

TRATAMIENTO: En los casos confirmados, suelen suministran los antivirales muy específicos, pero sólo bajo una estricta supervisión médica, ya que son fórmulas “de uso delicado” y su aplicación errónea “no está exenta de efectos secundarios”.

3.- Si conoces a alguien que tenga estos síntomas, no hay que excluirlos de tú vida, también tienen sus sentimientos, es tan fácil como aplicar medidas preventivas como…

Usar mascarillas. No saludar ni de beso ni de mano, no compartir alimentos, cubiertos ni vasos, ventilar las casas y oficinas, permitir la entrada de luz solar, mantener limpias las cubiertas de cocina y baño y los artículos de uso común, como teléfonos, juguetes, etc.

4.- Señores y señoras lectores/as, el consumo de alimentos porcinos cocinados, no trasmiten la enfermedad debido a que el virus muere a temperaturas elevadas como la de la cocción.

5.- Como todo en la vida, auque no lo creamos, todo lo que nos rodea está relacionado con nuestro medio ambiente. ¿Será esto una excepción? Sigamos leyendo para construir cada uno sus propias conclusiones…

Durante todo nuestra pequeña historia ambiental, nunca se ha podido probar que los alimentos transgénicos produzcan algún efecto sobre el individuo que se alimenta con ellos, se animal o humano. ¿Por qué tantas lagunas en este tema? ¿Será culpa de la soja que comen los cerdos en México que modificó el virus de la gripe? Esto no se puede asegurar pero los científicos que apoyan las modificaciones genéticas de las plantas han cerrado sus debates esperando resultados de la expansión del virus de la gripe porcina.

Se dijo que las semillas transgénicas como la soja necesitarían menos fertilizantes y venenos con lo que se protegería al medio ambiente, pero las plantaciones de soja en América Latina se come vivo los campos destruyendo miles de ecosistemas ¿esto no es también un problema ambiental? Ahora el virus de la gripe porcina mutó y ataca al ser humano. El principal alimento de los cerdos es la soja transgénica. ¿No es hora de sospechar que es posible que el alimento transgénico termine siendo letal para el ser humano?

En 2008, una comisión convocada por el Pew Research Center en EEUU, publicó un informe sobre la “producción animal en granjas industriales”, en donde se denunciaba el agudo peligro de que “la continua circulación de virus, característica de enormes piaras, rebaños o hatos, incremente las oportunidades de aparición de nuevos virus por episodios de mutación o de recombinación que podrían generar virus más eficientes en la transmisión entre humanos”. Lo paradójico de esta gripe porcina es que había sido ya pronosticada con gran precisión. Hace seis años, la revista Science dedicó un artículo importante a señalar que “tras años de estabilidad, el virus de la gripe porcina en EEUU ha dado un salto evolutivo vertiginoso”.

La gripe porcina nos amenaza ahora, no por un designio azaroso de los astros, sino como hecho culminante encadenado a la de crisis del capitalismo que produjo la caída del sistema de negocios globalizado al fin de la era Bush, que junto a la ruleta rusa de las inversiones financieras, contribuyó al progresivo deterioro de la salud pública mundial, al secuestro aplicado por las grandes transnacionales farmacéuticas de medicamentos vitales y produjo la catástrofe planetaria de una producción pecuaria industrializada y ecológicamente desquiciada.

¿Pero tiene algo que ver el medio ambiente a parte de todas las consecuencias masivas de los negocios globalizados?

Los expertos avisaron hace tiempo de que una de las consecuencias perniciosas del cambio climático era la reactivación o aparición de enfermedades. De alguna manera la tierra mantiene su equilibrio. Los ciclos de frío y calor se han trastocado. Antes lograban matar los virus y microbios estacionales, ahora permanecen y, vivos, se hacen más fuertes.

Un esquema rápido: soja modificada genéticamente, a precios muy reducidos a provocado una proliferación desmesurada de ganado porcino cuyos virus han mutado por sobrevivir a las nuevas condiciones ambientales. Estas mutaciones han permitido al virus infectar no sólo al cerdo sino también al ser humano.

Creo, que esto nos tiene que hacer pensar porque muy bien no estamos haciendo las cosas…. Todas nuestras acciones tienen su efecto más tarde o más temprano, esta es una de ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s