¿Eres oveja o león?

easelly_visual

Os confieso que en un tiempo no muy lejano me revelaba en contra de las etiquetas sociales, pensaba que las circunstancias de la vida te hacen luchar por unos ideales y actuar de una forma determinada y que cuando cambian esas condiciones o por cuestiones de la edad, piensas y actúas de forma diferente sin prejuicios ni comparaciones, coincidiendo con otras personas similares a ti. Lo que no me gustaba de las etiquetas, es la escasa movilidad que te dan: si eres pija, rockera, empresaria, etc., al final es una manera dócil de catalogarte para que los demás sepan tratarte con nada más observante y así no tener que hacer esfuerzos por conocerte. Como cualquier cosa en la vida, esto incluye su polaridad. Me costo tiempo asumir por cuestión de rebeldía juvenil que las etiquetas o tribus como señala Seth Godin en su libro, también poseen su lado bueno y que que por supuesto son móviles, puedes moverte entre ellas. Las tribus como comunidad de personas de ideas afines, nos permiten disfrutar del sentido de pertenencia a un grupo, de la búsqueda de puntos en común para incitar la comunicación, disfrutar de la moda y los anuncios con mensajes que parecen que están hechos para ti. Pero de esto no va este post, bueno algo sí.

“El verdadero éxito consiste en descubrir quién eres, en lugar de calcular quién serás”

Hace poco me contaron la historia de una tradición sufí. “Unos cazadores abatieron a una leona y descubrieron que en su vientre había un cachorro a punto de ver la luz. Se apiadaron de él y lo entregaron a un pastor de la zona que lo sacó adelante con la leche de oveja. Casi un año después el león vivía con las ovejas como una más, balaba, pastaba y se quejaba igual que el resto de ovejas. Un día un león que pasaba por allí llamó la atención de su joven hermano porque no entendía bien que hacía allí con tantas ovejas y este le confeso que era una de ellas. El viejo león arrastró al más joven  hasta un lago y vio que su reflejo era exactamente igual que aquella admirable criatura. Ahora que empezaba a darse cuenta de quién era debía aprender a rugir.  Por fin meses más tardes, rugió con una potencia e intensidad que retumbó por toda la selva como signo de su identidad verdadera.”

Los sufí dicen que los seres humanos tenemos estee trastorno de la personalidad. El león y la oveja hacen referencia a arquetipos (tipos, etiquetas, tribus) en función de la respuesta al cambio. Ninguno es malo ni bueno y podemos ser leones y ovejas en diferentes circunstancias. He realizado una infografía para detallar las características de uno y otro para que nos sirva de ayuda para concretar los comportamientos de uno y otro. (foto de arriba)

Por ejemplo, cuando decimos que hemos llegado tarde por culpa del tráfico ¿cómo estamos actuando? …¡Cómo oveja! El león asumiría su responsabilidad, formaría parte del problema y con ella de la solución y haría frente a la culpa (esa que tememos tanto). El león asumiría que ha llegado tarde por no levantarse más temprano.

En fín, todo es como se mire…yo intento ser león la mayor parte del día aunque a veces viene bien escudarse en la inocencia de la oveja por la cómoda elección de que sean otros los que asuman las culpas, aunque conscientemente me de cuenta que eso me lleva a circunstancias difíciles de controlar y a la frustración de no poder hacer nada para solucionarlo. 😉

Seguiré rugiendo para hacer resurgir mi identidad más proactiva, y por cierto…

¿Tú que eres oveja o león?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s