El Ciclo de Satisfacciones del Emprendedor

Image

Las personas exitosas que consiguen que sus negocios se consoliden como tal, son aquellas que completan sus ciclos de satisfacciones, aquellas que terminan por cerrar el ciclo de tareas aunque eso exija esfuerzo,constancia y conocerse así mismos/as.

¿Qué es el ciclo de satisfacciones? Es un proceso que seguimos para procurar satisfacer una necesidad cuando esta emerge. Si en alguna de estas etapas nos retiramos, comienzan las inseguridades que nos alejan de la meta que nos hemos propuesto y nos lleva a la frustración y a la pérdida de sentido de por qué hemos montado ese negocio.

Muchas personas se preguntan por qué no consiguen lo que se proponen, pues esta puede ser una de las causas ¿qué nos provoca retirarnos y donde nos retiramos para lograr montar nuestra idea de negocio? Pongamos un ejemplo: (el dibujo os servirá para seguir el proceso)

Image

Reposo: No existe la necesidad de emprender, ni siquiera hemos tenido la idea.

Sensaciones: Comenzamos a tener la inquietud e impresiones que nos guían sobre la importancia de dedicarnos a lo que nos gusta sin tener que aguantar a un jefe o para salir de una situación difícil como puede ser la crisis.

Etapa de Toma de Conciencia: Le ponemos nombre a los pensamientos y definimos la idea que queremos poner en marcha como negocio.

Energetización: Concentramos toda nuestra energía para la puesta en marcha de esa necesidad de emprender. Buscamos proveedores, realizamos el plan de empresa, vemos su viabilidad, hablamos con la familia,etc.

Acción: Nos movilizamos a nosotros y a nuestro entorno para comenzar. Buscamos las oficinas, diseñamos página web, nos formamos en redes sociales, compramos los materiales necesarios y muchas cosas más que seguro que os viene a la mente.

Contacto: Es cuando se satisface la necesidad. ¡Ya hemos montado nuestra empresa!

Retirada: A otra cosa mariposa…Comenzamos con otra necesidad desde el reposo.

Suele ocurrir que muchas de las veces, la fase de retirada se produce sin satisfacer la necesidad o bien nos quedamos en la toma de conciencia porque nos cuesta energetizar las acciones o muchas opciones más…pero eso no quiere decir que la necesidad se haya completado.

Si crees que eres una persona emprendedora y no te ha llegado el momento quizás no sea porque la idea no es “buena”, o por tu situación económica o familiar… Si has sentido esa necesidad es hora de satisfacerla, toma conciencia en que fase del ciclo te quedas y pregúntate ¿por qué? te dará las pistas para superarte y lograr aquello que te has propuesto y que es importante para ti.