Vacíos emocionales en los equipamientos de un espacio natural.

Fuente: Google

Seguro que muchos de vosotros/as habéis visitado algunos de los espacios naturales protegidos en vuestra región. ¿Qué os aportan sus instalaciones?

Conocer de cerca las emociones de un visitante en un espacio natural protegido, nos puede dar las claves para la comprensión del concepto de experiencias auténticas en el sector de la educación ambiental. ¿Habrá alguna relación entre el respeto al medio ambiente y el comportamiento de las emociones en las personas visitantes?

El contacto con la naturaleza, posee un gran potencial para poder estudiar las reacciones emocionales con respecto a un estímulo externo como es el disfrute en el medio ambiente.

Visitar un espacio natural, crea generalmente a las personas, una experiencia afectiva y sensorial, de placer estético y diversión. Por ello, acercarnos durante nuestra visita a un equipamiento de uso público en el que las personas consumidoras estén activamente implicada, permite que las emociones aumenten y con ello el respeto al entorno. Por ello, hay que plantearse si realmente estos equipamientos están adaptados al disfrute activo y emocional.

Los espacios naturales protegidos, son las herramientas más accesibles para poder educar medioambientalmente, pero ¿realmente se encuentran preparados? ¿están los equipamiento de uso público adaptados para vivir una auténtica experiencia?

Aún teniendo las claves para poder acceder a los visitantes y poder generar transformación con respecto a las actitudes de respeto y conservación de nuestro entorno, siguen creando instalaciones vacías que no aportan emocionalmente nada a las persona visitantes.

La relación entre las emociones generadas y las vivencias experimentadas en un espacio natural, es sin duda, uno de los eslabones más accesibles para conseguir los objetivos más elementales de la educación ambiental…pero personalmente creo que todavía desconocemos el papel de las emociones como motor para poder generar transformaciones en la sociedad, por tanto, seguirán creando instalaciones con grandes vacíos emocionales que no enganchan para nada a los miles de visitantes que pasan de largo cuando se encuentran rodeados de paneles con minúsculas letras…

¿Tú que crees?

Anuncios

¿Por qué ahora se habla tanto de lo emocional?

Fuente: Flicker

Emoción, emocional, parte visceral, inteligencia emocional, educación emocional…

Seguro que habéis escuchado últimamente un montón de veces estas palabras o sus sinónimos, las modas siempre llegan y las corrientes de pensamiento también.

De unos años a esta parte, se ha empezado a reflexionar acerca de este rincón de nuestro ser, quizás algo escondido por falta de explicación o por necesidad, pero ahora parece que empieza a tener sentido, pues está siendo aplicada en campos tan trascendentales como la salud mental, la educación y la vida corporativa.

Pero…¿por qué ahora?

En un especial de National Geographic, había un artículo de Eduardo Punset qué hablaba de la importancia social del campo de las emociones, y sin duda después de leerlo, comprendí y le di sentido al por qué hoy en día le damos más importancia a nuestra parte más visceral…

Él le da una explicación muy sencilla a todo esto, que os la resumo en dos puntos:

–       En primer lugar, porque nuestra esperanza de vida se ha casi triplicado en los últimos 200 años. Y esto ¿qué tiene que ver? Pues que ahora, después de cometer nuestra misión evolutiva de perpetuar la especie, disponemos de más tiempo para plantearnos misiones y retos que dan sentido a nuestra vida y a nuestros deseos más profundos.

–       Por otro lado, es la revolución tecnológica la que nos está permitiendo medir y comprender por primera vez los procesos internos de la actividad cerebral.

Son dos cuestiones que nos habré una ventana hacia la contextualización de esta nueva rama de la ciencia que nos permite comprender el comportamiento humano.

Para aquellas personas que nos dedicamos  a temas relacionados con el cambio de comportamientos y/o conductas, como es el caso de la educación ambiental, este nuevo campo nos permitirá acercarnos más a las personas para lograr una mayor implicación en la toma de decisiones para cuestiones tan importantes como por ejemplo el medio ambiente.

Somos únicos e irrepetibles pero ahora se nos presenta un nuevo camino que nos permite dirigir nuestros esfuerzos hacia una mayor comprensión del pensamiento humano. Es difícil y apasionante…pero ¿a quién no le gusta los nuevos retos?