Coaching Ambiental

 

El coaching se ha convertido en un proceso casi indispensable para la vida y para las organizaciones. Descubrir tus verdaderas metas y como conseguirlas, ha facilitado el desarrollo del liderazgo y desarrollo de las personas mejorando su calidad de vida.

¿Tiene lugar el medio ambiente en el coaching?

A través de la Teoría de la Dinámica Espiral de Clare W. Graves y su complejo sistema de valores, se detecta que el ser humano consigue su evolución personal a través  de dos factores:

–        Las condiciones del entorno que les rodea.

–        La capacidad del individuo para enfrentarse a esas condiciones.

Por lo tanto, el medio ambiente tiene algo que ver en el desarrollo personal, no?  Por una parte, un entorno adecuado nos ayuda a sentirnos seguros para alcanzar otros niveles de evolución y por otra parte, y para mi la más importante, nos proporciona modelos sostenibles que nos ofrecen las pistas necesarias para asemejar nuestros procesos a los de la naturaleza.

De toda esta reflexión, surge el concepto de coaching ambiental o ecocoaching, la unión entre la conexión emocional que nos ofrece la naturaleza y el medio ambiente con la detección de los puntos fuertes de una organización o a nivel personal. Esto permite el desarrollo de competencias directivas y personales enfocadas a la proyección positiva y sostenible, además de la concienciación y sensibilización de la conservación del entorno global y local.

Un feedback que permite el desarrollo de sesiones innovadoras y creativas, en un entorno natural para facilitar el contacto de valores humanos basándonos en modelos sostenibles para el entorno y para la organización.

En el momento en el que nos encontramos, debemos de desarrollar una visión y sobre todo una capacidad de liderazgo, que nos serán necesarios para transformar nuestro modelo de organización y que mejor forma, que tomar como ejemplo, nuestro entorno natural que ha sobrevivido durante miles de años sirviendo de coach para lograr los objetivos básicos de la supervivencia.

¿Sufres de Procrastinación Ambiental?

Mejor lo dejamos para mañana....
Fuente: Google

No dejes para mañana, lo que puedas hacer hoy….

Procrastinación: difícil de decir pero muy fácil de entender. Parece que todos sufrimos de procrastinación, tú, yo, el vecino de enfrente, nuestra familia, etc. Pero si hablamos de procrastinación ambiental, parece que el efecto se multiplica. Supongo que tendréis ganas de saber en que consiste, pues ¡ahí va!

Procastinación: el hábito de aplazar las cosas que deberíamos hacer hoy.

Conocemos diariamente cuales son las tareas más importantes, y conocemos también la necesidad casi imperante por hacer algo por nuestro entorno más inmediato. Nos bombardean continuamente con información sobre como reciclar, que hay que ahorrar agua y energía, etc…pero aunque sabemos que nos tenemos que poner manos a la obra, parece que no llega el momento adecuado.

Las distracciones son tan poderosas que nos permiten evadirnos de lo que no tenemos ganas reales de hacer, aunque nuestras razones sean firmes e incluso necesarias: “Hoy no puedo…. No me he acordado…etc.”

El problema es que estamos dejando apartado algo tan importante como mejorar nuestra calidad de vida, y lo que puede parecer un acto desinteresado incluso gracioso, puede ocasionar una epidemia de comportamiento ambiental incapaz de ser controlada.

Si quieres, puedo ayudarte, pero tienes que ser tu el que de el primer paso. Empieza con estas tres simples reglas:

–        Puedes empezar poco a poco, pero empieza.

–        Infórmate en internet de los pequeños gestos que puedes hacer en casa, en el trabajo o de compras por el medio ambiente.

–       Piensa en ti y en los demás también, la procrastinación ambiental también afecta a las generaciones venideras.

–        Busca los beneficios personales de colaborar en la mejora del medio ambiente.

El esfuerzo de nuestros mayores consiguió que nuestro entorno se muestre como hoy la vemos, ¿Qué queremos dejar nosotros/as a nuestros hijos/as? Ellos/as probablemente no sabían el significado de procrastinación, pero sí el de sentido común y naturalidad. Ahora parece que esas palabras se han perdido:

¡No te dejes vencer por la procrastinación y ponte en acción!

Artículo de Junio por @concemacias en Entorno Natural.

Yo no quiero ser una Rana Hervida!!!

Fuente: Google

Si colocáramos una rana en una olla con agua muy caliente, la primera reacción de la rana es saltar de inmediato para poder preservar su vida, pero si calentamos el agua muy lentamente, el animal será incapaz de detectar la amenaza y permanecerá inmovil propiciando de este modo su desaparición.

 

Como la rana hervida, los seres humanos respondemos igualmente ante los problemas ambientales. Somos espectadores pasivos, debido a que no percibimos los cambios que se están experimentando a nuestro alrededor a una velocidad lo suficientemente rápido, como para responder ante nuestra supervivencia, como lo podemos hacer cuando retiramos nuestra mano al contacto con un objeto caliente.

Necesitamos experiencias impactantes que nos activen, que no den paso al olvido y que nos involucren en el proceso de transformación, pero eso es complicado, si hablamos de fenómenos con muy poca velocidad de percepción como puede ser el cambio climático…“Si no vemos, no creemos”.

Otra de las numerosas escusas que las ranas pueden poner ante el problema de la olla hervida, puede ser la búsqueda de culpables, como: “si me hubieran dicho algo”, “si la olla no hubiera estado allí”, “la culpa fue de la otra rana que no me informó de la menera adecuada”… estas y otras muchas, son las posibles respuestas que podemos dar a la hora de buscar soluciones a los problemas ambientales, y esto nos aleja indefinidamente de la posibilidad de buscar posibles soluciones a la realidad ambiental que se está forjando a nuestro alrededor.

Si las ranas hubieran conocido a la rana hervida, su comportamiento ante posibles ollas puede ser modificado, pero si no pertenecía a la comunidad, no se tendrá en cuenta la información obtenida para evitar posibles desapariciones en la especie. Los seres humanos, reaccionamos según las fronteras geográficas, si los daños ocasionados por los problemas ambientales están cerca de nuestro círculo de influencia, actuamos ya que vemos materializado nuestras posibles intervenciones para mejorar nuestro entorno, pero si es a mayor escala, pensamos que nuestras acciones pueden tener poco o escaso impacto.

Ser conscientes de nuestros procesos mentales ante la realidad ambiental, nos ayudará a ser capaces de mirar las ollas con otra perspectiva, si no con el paso del tiempo, pasaremos a ser todos y todas…. ranas hervidas.

Publicidad ambiental y el marketing emocional.

Estamos artos de escuchar acerca de la nueva era emocional. Somo seres emocionales que conducimos nuestros pensamientos y comportimientos en función de las emociones generadas. Un proceso complejo que algún día os contaré. ¿Pero tiene esto algo que ver con la educación ambiental? No hace falta ni responderos, seguros que muchos/as habéis respondido que sí. Efectivamente, pero pensemos un poco más allá…

Os propongo un ejercicio muy sencillo, sentaros frente al televisor…en una hora ¿cuantos anuncios de educación ambiental habéis visto? y en redes sociales???

La DGT o Coca-Cola, han sabido perfectamente aplicar este nuevo concepto de marketing emocional a sus campañas, pero en educación ambiental seguimos sin aprender…¿No creéis que funcionaría utilizar este nuevo concepto de publicidad para poder acercarnos al corazón de nuestros actores directos y así poder lograr una modificación de conductas??? .Es complicado,lo sé, pero hay que dar el paso, hay que ser valientes. No sirve de nada hablar de lo importante de la conservación del medio ambiente sino utilizamos los medios que tenemos a nuestra disposición para lograr un cambio radical de las conductas en el ser humano. Sabemos cuales son las herramientas, como utilizarlas pero ¿por qué no nos lanzamos? Quizás es que no le estamos dando la importancia necesaria. Los accidentes de tráficos se cobran vidas pero el medio ambiente también, en un presente y un futuro. ¿No es esta una razón suficiente?

Altruismo Ambiental: Nadie hace nada por nada.

Os confieso que me encanta sentarme en cualquier sitio y ver la gente pasar, ya sea en la ciudad, subida a un coche o en la plaza del pueblo. Todos/as, aunque somos diferentes, tenemos patrones de conductas muy parecidos.

En la sociedad en la que vivimos, nadie hace nada por nada. El altruismo existe en muy pocas personas. A todos nos gusta ser solidarios, ofrecernos sin ningún tipo de beneficios, pero si tiramos del delgado hilo, podríamos demostrar que los que se definen como personas altruistas o acciones altruistas, esconden en su interior un pequeño secreto.

Por lo tanto, y enfocándolo al campo de la Educación Ambiental ¿existe el altruismo medioambiental?

Muchas son las teorías que hablan de ello, pero destaquemos a dos de ellas.

–                En los años 80, se formuló la teoría de que las personas que han satisfecho sus necesidades básicas, tienden a tener más motivaciones para actuar ecológicamente. Si reflexionamos, es algo lógico, todos tendemos a sobrevivir y ha satisfacer nuestras necesidades más básicas. Si no tenemos donde vivir, ni que comer, evidentemente es muy difícil hablar de otra cosa que no sean salvaguardar nuestro presente y futuro.

–                 La segunda, viene a manos de Stern, explicando que muchas personas sólo pueden ser motivadas para generar comportamiento proambientales si se demuestra el beneficio directo para ellos/as mismos/as.

Si unimos las dos teorías, podemos tener una posible respuesta a la pregunta formulada de si existe altruismo ambiental. De forma personal, creo que muy pocas personas tienen ese sentimiento altruista por el medio ambiente sincero y virginal. Ya sea por sobrevivir, por dinero o simplemente por ser reconocidos socialmente, en nuestro interior alberga un sentimiento egoísta que nos hace generar una respuesta positiva o negativa a los comportamientos de acción por y para el medio ambiente.

De todas maneras, no pensemos que esto de ser egoístas es algo negativo, al contrario, tenemos las claves para poder reorientar las nuevas campañas de educación ambiental, sabemos que es lo que nos mueve. Por lo tanto, tenemos que dejar de utilizar más las campañas de sensibilización ambiental que generan comportamientos individualistas de corta duración para incluir factores que involucren a las personas en el cambio y transformación del asunto ambiental.

Esto quiere decir, que tenemos que hacer más trabajo social para estudiar previamente las necesidades y características del colectivo específico al que va a ser destinado el trabajo ambiental, para poder conseguir un mayor éxito en nuestra búsqueda en modelos de comportamientos proambientales duraderos en el tiempo.

Esto sólo es  una teoría personal, pero…. ¿Qué te mueve a ti en la lucha por el medio ambiente?

Avatar, un futuro sin retorno

Quizás este post sea uno de los más difíciles al cual me he tenido que enfrentar queridos lectores/… no sé si esto significa una brecha en mi carrera profesional o tal vez sea sólo un nuevo reto al que me tengo que enfrentar, pero sólo el tiempo lo dirá.

Sé que a lo mejor os parece un poco exagerado pero son esos mementos, cosas insiginifacantes, lo que te hace cambiar la vida. No os asustéis, pero os cuento lo que me ha ocurrido en el día de hoy, un 26 de diciembre a las 16:00 h.

He estado viendo la película de AVATAR, y me ha hecho pensar en miles de cosas que poco a poco han ido cobrando vida y su propia razón. Al ver la película, mis esquemas de toda una vida trabajando en la Educacón Ambiental se han desquebrajado porque he podido ver auque sea en cine, que esta guerra es imposible, que algunas de las partes tienen que perder porque nuestro entorno no tiene avatares que luchen por ella, mientras que nosotros sólo pensamos en destruir. Es nadar en contra corriente…

Seguro que es alguna de las crisis por las que pasamos los educadores ambientales, al comprobar que todavía hace falta gente que sienta y padezca realmente cada minuto que pasa y que no se está haciendo nada por salvaguardar nuestro propio futuro en un planeta que tienen los días contados.

Lo más fuerte de todo esto amigos/as, es que cuando me levanté de ver la película con un mensaje bastante claro y sencillo por todos los asistentes, miles de bolsas y vasos de plástico adornaban tirados el suelo de la sala..muy bonita la película pero no se han llevado nada. ¿es qué acaso estamos vacíos?¿es qué ya nada nos sorprende?

Lloré y lloré (no me da verguenza decirlo) porque en qué dirección guiar mis pasos ahora que sé que todo esto está en manos de gente que sólo quiere llenarse los bolsillos de dinero…No es todo tan negro como lo pinto aquí, porque al final me he dado cuenta que realmente la magia de PANDORA si que existe. Sólo hay que fijarse en el vuelo de una gaviota, el sonido de las gotas de lluvia al caer sobre la tierra mojada, los colores del arco iris… como también existen los AVATARES, soy yo,mi equipo de trabajo, mi inseparable compañero de viaje, mis amigos/as y todos aquellos que luchamos por conservar la semilla de la esperanza, trabajando incansablemente. Todavía me queda mucho por hacer, todavía me queda mucha fuerza y emociones que transmitir a todos aquellos que crean en la posibilidad de cambiar los patrones de este viejo mundo…

Ahora sólo falta que miles de personas se decanten por el lado en el que quieren estar ¿ERES TÚ UN/A AVATAR?

Carta del 2070: una posible verdad

Cuantas veces hemos hablado de las repercusiones de nuestras acciones en un futuro…

Cuantas veces hemos hablado de la necesidad de actuar ahora para poder conservar nuestro medio ambiente en un futuro…

Cuantas veces hemos hablado de conseguir un desarrollo sostenible para las generaciones venideras.

Es muy difícil ponerse en el papel de personas que nunca conoceremos pero que sufrirán nuestra mala gestión de la naturaleza, ¿para qué? si tenemos lo que queremos en el momento que más nos gusta… pues este video que encontrado, puede ser un claro reflejo de lo que nuestros hijos pueden sufrir en un futuro quizás no muy lejano.

El cambiar el resultado está en nuestras manos, en el ahora y no en el mañana porque quizás sea demasiado tarde.

Las soluciones existen pero tenemos que actuara ahora…no lo pienses más y actúa!!!

¿Ecoturismo o exploturismo?

2959431911_a603297234

Todos/as seguro que hemos escuchado hablar de la necesidad de fomentar el ecoturismo como una manera sostenible para poder conjugar dos realidades tan diferentes como el turismo y la naturaleza. Este concepto se originó como una solución inmediata para minimizar los impactos turísticos en el medio natural, pero hoy en día se ha conseguido cambiar el concepto a lo que denominan exploturismo, que no es más que la explotación del medio natural para el disfrute de los turistas, lo que se aleja mucho de la idea inicial.
Parece ser, que el ser humano no consigue el anunciado equilibrio o sostenibilidad entre nuestras necesidades y la madre naturaleza. Sí que es verdad, que es una muy buena herramienta para meter el dedo en la herida y mostrar a la gente lo maravilloso que es nuestro entorno y las consecuencias directas de nuestras acciones. Es lo que han denominado emoción verde, es decir, llegar al corazón de las personas para poder crear conductas sostenibles, pero eso es una arma de doble filo, pues hemos optado por cambiar nuestras vacaciones urbanitas al disfrute de la naturaleza, lo cual ha aumentado la presión ambiental en los entornos naturales y en los seres vivos.
Os pongo un ejemplo, el impacto que ha originado el ecoturismo en el delfín común, ha sido ponencial, siendo este una de sus grandes amenazas para la disminución de la población. Debido a qué? pues a las lanchas motoras, al CO2 que acidifica el medio, a la contaminación acústica, etc..
Como siempre señores/as, todo tiene un equilibrio que entre todos/as debemos de luchar por conseguirlo. El ecoturismo es fiable, siempre y cuando se regule y se estudien los efectos negativos que pueden sufrir las especies y el entorno y para eso es necesario creer en la necesidad de crear espacios donde el disfrutar de la naturaleza no entorpezca ni a nuestro disfrute ni a la supervivencia de aquellos que observamos y nos hacen pasar momentos naturales inolvidables.